Exploración Minera en Chile: ¿En qué estamos?

En el contexto de la Iniciativa Minería del Mañana® de CIMM y a lo largo de lo que se conoce como la cadena del valor del Negocio minero, estamos analizando las condiciones para proponer estándares de prospectos mineros polimetálicos comerciales que puedan materializarse en proyectos mineros en el futuro.

Para proponer lo anterior, y con el fin de establecer un diagnóstico en un corto tiempo, hemos revisado el estado actual de la Exploración Minera en Chile y sus principales desafíos, identificando principalmente lo que se comenta habitualmente a nivel de seminarios, publicaciones, conversaciones con colegas y lo que comentan los principales líderes de opinión, en otras palabras, lo que se conoce coloquialmente en inglés como “words in mouth”(“ lo que dice la gente”). A continuación, dejamos para vuestro análisis algunos de los “juicios de valor” que se escuchan tradicionalmente sobre temas asociados a la exploración minera en Chile.

 

  • “En Chile se explora y produce sólo cobre y subproductos del cobre”: En 2017, los envíos chilenos al exterior de cobre y subproductos (molibdeno, renio, oro y plata) representaron más del 94% de las exportaciones mineras totales. En su calidad de primer productor mundial de cobre, la exploración en Chile ha sido históricamente por cobre y oro con presupuestos menores para explorar por otros metales y minerales. A fines de la década de los ´80 la industria minera chilena experimentó un fuerte crecimiento, situando a Chile como uno de los principales países mineros del mundo. Un factor clave para este crecimiento fue el desarrollo de un sector de exploración de minerales dinámico y eficiente, con un aumento significativo de sus reservas de cobre en más del doble, y un aumento de producción en más de 7 veces, desde 755 mil toneladas en 1970 (correspondientes al 11,5% del total mundial) a más de 5,5 millones de toneladas en el 2017 (correspondientes al 28% del total mundial). Parte de este dinamismo se explica por el extraordinario potencial geológico del país y, el desarrollo de un ambiente económico, político, social y de certeza normativa que fue atractivo para la inversión minera. A pesar de lo anterior, no se observa un crecimiento con la misma fuerza y dinamismo para yacimientos polimetálicos o distintos al cobre, siendo la exportación de productos distintos al cobre y sus subproductos sólo un 11 % de la cartera en el año 1974 y solamente un 6% el año 2017.

 

  • “La actividad de exploración en Chile está repuntando”: De acuerdo a información proporcionada por S&P Global Market Intelligence, se observa que durante los últimos 10 años la participación de Chile en el total de los gastos de exploración mundial de metales no ferrosos fluctuó entre 3% y 8%, con un promedio anual en torno a US$ 650 millones manteniéndose entre los 10 principales destinos para la exploración, con una participación muy relevante en la exploración por cobre a nivel mundial y por oro en menor medida. De acuerdo a la misma publicación se observa que el presupuesto de exploración estimado para Chile en 2016 fue de US$ 423 millones, el segundo valor más bajo después del año 2009. Durante el año 2017, el presupuesto de exploración informado para Chile fue de US$ 640 millones, un incremento importante respecto a 2016 si se considera además que esta cifra representó aproximadamente un 7,6% del presupuesto global en exploración para metales no ferrosos. Por otro lado, COCHILCO informó sobre una drástica reducción en el número de prospectos activos (de 184 a 63) y de un aumento en el número de prospectos paralizados y desistidos (de 70 a 231) en el período 2013-2017. Aun cuando el país ha mantenido su competitividad minera en dicho período, existen algunos indicadores que nos alertan sobre la competitividad de la industria minera local, y del sector de exploraciones en particular, lo que debería llevar a preguntarnos si es necesaria una revisión y actualización de la política minera en esta materia.

 

  • “En Chile la actividad de exploración se está volviendo de mayor costo”: Un simple indicador que resulta de dividir el gasto anual de exploración y las áreas totales concesionadas por año en el período 2008-2017 no muestra una clara tendencia que indique que se ha vuelto “más caro” explorar en Chile, producto de que nuestro país se ha vuelto un distrito maduro con yacimientos por descubrir en profundidad más que a nivel superficial. En 2008, este indicador era del orden de 38 US$/Ha. En el año 2012, cuando se informó el mayor gasto de exploración en Chile, el indicador fue de 58 US$/Ha y el año 2017 este indicador fue de 46 US$/Ha, muy por sobre los 30 US$/ Ha del año 2016. Estos indicadores y los presupuestos informados en los últimos 10 años han oscilado en sincronía con los precios del cobre o los ciclos económicos más que con una tendencia sobre los mayores costos de exploración por madurez de Chile como distrito de exploración cuprífero.

 

  • La propiedad minera en Chile está concentrada: De acuerdo con las estadísticas disponibles en los anuarios de SERNAGEOMIN, se observa que 10 empresas concentran algo menos del 40% de las concesiones de exploración y que 3 compañías concentran del orden del 27% del área concesionada. Estas compañías son las siguientes: BHP Chile, Compañía Contractual Los Andes (filial de CODELCO) y Antofagasta Minerals. En el caso de las concesiones de explotación, se observa que 10 empresas concentran cerca del 37% de las áreas concesión y que 3 compañías concentran del orden del 26% de las áreas concesionadas: SQM Chile, Minera Escondida y Codelco. A pesar de que muchos autores sindican la concentración de la propiedad minera como un factor que inhibe la exploración de las compañías junior en Chile, se presentan otros factores como el uso NO efectivo de los derechos mineros, la baja disponibilidad de terrenos para la exploración y la baja rotación de las propiedades mineras en manos de unos pocos actores como aspectos que deben ser enfrentados en la actualidad para dar un nuevo impulso a las exploraciones mineras en Chile.

 

  • Chile es un país donde exploran “Majors” más que “Juniors”: la distribución porcentual de los presupuestos de exploración por compañía de los últimos 15 años en Chile muestra un predominio evidente de la actividad de las grandes compañías mineras en exploración del tipo avanzada (late stage) o en torno a las operaciones mineras existentes (mine site). En el año 2017, un 82% del presupuesto total en Chile fue reportado por Compañías Mineras Major y sólo un 9% por compañías Junior. Este predominio puede explicarse a partir del ciclo de desarrollo de los recursos y a la gran cantidad de operaciones de clase mundial en el país, pero también puede reflejar restricciones a la entrada de nuevos competidores, especialmente empresas de exploración junior enfocadas en el desarrollo de nuevos recursos.

 

  • Chile se ha convertido en un “país complicado para explorar”: Chile presenta un excelente potencial geológico-minero y condiciones favorables para la inversión minera. La legislación relacionada al sistema de concesiones y administración de la propiedad minera fue clave durante mucho tiempo para entregar seguridad y derechos sobre los recursos mineros del país. Sin embargo, de acuerdo a varios autores, esta situación ha cambiado dada la intensiva exploración realizada en Chile y el aumento de la competitividad de otros distritos mineros que han deteriorado el atractivo del país. Además de lo comentado anteriormente, el sistema de concesiones y administración de la propiedad minera ha generado escasez de zonas de libre disposición para la búsqueda de nuevos depósitos.

 

CIMM se encuentra analizando las mejores prácticas asociadas a la exploración para habilitar la inversión privada, colocando en valor nuevos recursos minerales. Los resultados de este análisis serán materia de próximos reportes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *